¿Sabías que puedes ahorrar mucho dinero gracias a una casa más sostenible? En este post vamos a darte todas las claves para que empieces a reducir drásticamente tus facturas de luz y otros consejos.

¿Por qué sube tanto el precio del kWh?

El precio kWh de luz se ha desbocado en los últimos meses y no parece que vaya a ir a menos. Solo en España y Portugal se han alcanzado los 170 euros el megavatio hora (MWh) mientras que en Francia se sobrepasan con creces los 400 euros el MWh y en Reino Unido se ha llegado a picos de más de 2.400 euros el MWh, tal y como nos informan en exclusiva desde el equipo de periodistas expertos en energía de Companias-de-luz.com. ¿Alguien puede explicarnos esto de una forma sencilla?

Según la mayoría de medios de comunicación el coste del gas natural se ha descontrolado a causa de la pandemia de coronavirus, ya que esta ha dificultado mantener los niveles de producción, mientras que la recuperación económica ha puesto la demanda por encima de la oferta, sin contar la competencia por el suministro entre China y Europa. Recordemos que el gas natural se utiliza, lamentablemente, para suplir la demanda energética durante las horas punta a través de las centrales de ciclo combinado de gas.

Cabe mencionar que existen otras fuentes, como el libro Oil Crush de Antonio Turial, doctor en Física y científico del CSIC, que mantiene que Rusia y Algeria, países exportadores de gas, empiezan a agotar sus reservas. Por otro lado, la asociación de consumidores Facua señala la energía hidroeléctrica se vende cuatro veces por encima de su precio aprovechando la coyuntura del mercado y culpa de ello al hecho de que solo tres grandes empresas eléctricas produzcan la mayoría de electricidad, según explican desde Companias-de-luz.com. Por esta razón los consumidores necesitan vías para poder ahorrar en sus facturas de luz y la sostenibilidad es la clave para ello. Si quieres más información sobre el precio del kWh puedes consultar el siguiente enlace: https://www.companias-de-luz.com/precio-de-la-luz/kwh/.

¿Cómo ahorrar en las facturas de luz?

La crisis climática y la cuenta atrás que los científicos del ICCP han puesto sobre la mesa nos obligan a transformar nuestra forma de hacer las cosas y ser más sostenibles. Pero al mismo tiempo, esto es una gran oportunidad para ahorrar en nuestras facturas gracias a la reducción del consumo de energía. Desde Companias-de-luz.com nos explican cómo hacerlo sin tener que perder comodidad:

● Cambiar la iluminación de nuestra casa por bombillas led de bajo consumo y biologicas. No solo nos ayudará a ahorrar en iluminación, sino que además estas bombillas no son tan contaminantes como las tradicionales.
● Realizar reformas para mejorar el aislamiento térmico, inyectando material aislante en techo, paredes, suelo y fachada exterior.
● Instalar grifos monomando y reductores de caudal.
● Apagar los aparatos eléctricos que estén en modo stand by, ya que esto dispara el consumo fantasma.

Por otro lado, es muy importante adecuar la temperatura del aire acondicionado a las condiciones meteorológicas del exterior, ya que cada grado de diferencia supone un incremento del gasto energético en un 6%. En invierno no se debería subir la temperatura más allá de los 21 grados centígrados, mientras que en verano no se debería bajar de los 24 grados centígrados. Existen otros gestos como no dejar mucho tiempo abierta la puerta de la nevera o el horno mientras están funcionando o secarse el pelo bien antes de usar el secador o la plancha para el cabello, ya que son aparatos que consumen una cantidad ingente de energía.

¿Te ha interesado este artículo sobre cómo ahorrar en kWh con una vivienda saludable? En el siguiente enlace a otra página web puedes encontrar mucha más información sobre este tema si quieres seguir aprendiendo y profundizando en la materia.

La naturaleza tiene herramientas para autodepurarse.  Los arboles nos limpian el aire y nos dan oxigeno, tener plantas en el hogar mejora la calidad del aire…..¿y si pudiéramos imitar los efectos depuradores de los arboles en la pintura de tu casa? ¿una pintura que equivaliera a dos arboles dentro de casa?….ya es una realidad, se llama pintura fotocatalítica e imita la fotosíntesis de las plantas desprendiendo oxigeno cuando le da la luz.

Y esto, ¿como nos puede ayudar en nuestra salud?

  1. Obtenemos un aire mas rico en oxígeno.
  2. Eliminamos los contaminantes más peligrosos del aire: COVS Y NOX , ya que el oxígeno reacciona con ellos y los neutraliza
  3. Desinfectamos las superficies de virus y bacterias, ya que el oxígeno es un gran desinfectante.
  4. Elimina olores, ya que las moléculas del olor también las neutraliza el oxígeno.
  5. Las superficies pintadas con esta pintura son autolimpiables, ya que el oxígeno elimina la suciedad.

¿qué produce esa reacción? La reacción fotocatalítica se produce debido a un compuesto de dióxido de titanio, que produce las reacciones para la eliminación de contaminantes. Su aplicación va mas allá de las pinturas, pudiéndose utilizar en pavimentos de todo tipo .

¿su efecto es duradero o pasajero? Su vida útil esta garantizada 5 años, las primeras superficies aplicadas en España tienen  8 años y siguen funcionado.

¿quién la invento? Esta tecnología viene de Japón, en Europa el pionero es Italia y ya se esta utilizando en las grandes ciudades españolas para reducir la contaminación: Madrid tiene previsto realizar 22.000m2 de pavimento con fotocatálisis, y Barcelona 20.000m2 de pavimento peatonal fotocatalítico en la avenida Diagonal.

Las pinturas de Activa ofrecen una amplia gama para interior, exterior, autolimpiables sobre cristales, pavimentos, túneles.

La fotocatálisis supone una verdadera revolución para la mejora de la calidad del aire, ya que cualquier superficie urbana tiene la posibilidad de ser un elemento depurador, cada centímetro cuadrado de la ciudad tiene la capacidad de descontaminar.

Si quieres más información, puedes ponerte en contacto con nosotros

 

Tod@s queremos salir de vacaciones de nuestra zona habitual para visitar y ver nuevos parajes, nuevas rutas que nos hagan admirar lo maravillosa que es nuestra madre tierra. ¿Y porqué no hacerlo de forma responsable y ecológica? Podemos hacerlo, por ejemplo, apoyando proyectos que han tenido en cuenta su huella en el medio ambiente.

El término de ecoturismo ya hace un tiempo que se conoce como un viaje responsable normalmente a zonas naturales que conservan el medio ambiente.

Mientras que el ecoalojamiento es un término destinado más al tipo de edificación y su relación con el medio natural, pensados para producir el menor impacto posible en el paisaje, integrándose en el entorno y abastecidos por recursos justos y eficientes.

Estos alojamientos también son bioconstrucción, construidos normalmente con materiales de km0, utilizando técnicas de la región, así además de conocer el lugar, es una buena oportunidad para conocer también el tipo de arquitectura típica de la zona.

Y si no los tenemos integrados en nuestra vida diaria, podemos probar los sistemas alternativos que nos ofrecen los ecoalojamientos, tanto de calefacción, compostaje, técnicas de recolección o reutilización de agua, váteres secos y un largo etc que depende del lugar dónde viajemos…

Podemos saber cómo se vive en una casa pasiva, o eficientemente energética, en fin, son grandes ejemplos a experimentar, y cuando estemos preparados para hacernos o reformar nuestra propia casa con criterios de bioconstrucción, saber qué es exactamente lo que necesitamos.

Desde Crehabitat os animamos a probar la gran sensación de vivir aunque sea durante unos días en alguna casita de madera natural, de paja, de tierra o de piedra. Turismo responsable, sí.

Ya estamos en verano y la ventilación cruzada puede ser nuestra gran aliada para combatir el calor. Gran parte del grado de confort de una vivienda viene dado por la temperatura interior, entre muchos otros factores, pero sufrir calor o frío en una vivienda puede mermar en gran medida nuestro bienestar.

El confort térmico en una casa es esencial para nuestra salud y para la regulación de nuestra propia temperatura corporal. Por ello, en zonas o épocas muy calurosas, muchas viviendas mal orientadas o con poca ventilación tienen que recurrir a soluciones que, medioambientalmente hablando perjudican a nuestro planeta, incumpliendo las bases de la lógica arquitectura bioclimática recurriendo muchas veces a «parches» como los aires acondicionados. La mejor forma de solucionar esto es de raíz: el diseño de la casa.

Es esencial un buen diseño de distribución para que esté bien ventilada, solamente conociendo los vientos predominantes del lugar donde vivimos, podemos prever cómo ventilar adecuadamente  las estancias, para que no quede aire estancado ni caliente dentro de la casa.

Por ejemplo, si vivimos en Madrid, sabemos que los vientos predominantes medios anuales son sureste y noreste como se indica en la fotografía:

https://www.meteoblue.com/

Por lo tanto, en la distribución de nuestra casa debemos prestarle especial atención a estas orientaciones y colocar estratégicamente las aberturas correspondientes, para conseguir una ventilación cruzada, eficiente y rápida.

En este mismo ejemplo de Madrid, las ventanas más importantes serían las sur/suroeste y enfrentadas a ellas unas ventanas más pequeñas y más altas orientadas al norte. Así conseguiríamos que el aire caliente que se posiciona en lo más alto (por diferencia de densidad) tenga la salida más fácil, al ser más pequeñas también crearíamos el llamado “efecto venturi” para que saliese el aire con más rapidez.

Así es como podemos refrigerar nuestra vivienda sin consumir energía, de esta manera conseguiremos un significante ahorro en los aparatos de refrigeración, además de una buena calidad del aire que diariamente respiramos en el interior de nuestras casas. Tenemos que ser conscientes de respirar un aire de calidad, no estancado o viciado que pueda perjudicar a nuestra salud o la de los nuestros.

 

La bioconstrucción tiene mucho que ver con nuestra salud, como bien hemos explicado en otras ocasiones, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en espacios interiores, algunos más sanos que otros, por eso debemos de ser conscientes de todo lo que respiramos, las radiaciones que recibimos y los peligros que esto pueda repercutir a nuestra salud.

Para ser conscientes de ello solo nos tenemos que informar un poco, por ejemplo, de cuáles son los componentes principales de los productos y barnices de todos los muebles o materiales de nuestra casa, como los formaldehídos y qué es lo que provocan en nuestra salud.

O la cantidad de campos electromagnéticos a los que estamos expuestos en la mayor parte de sitios en los que pasamos mucho tiempo. O la importancia de la ventilación, para que no haya aire estancado ni humedad que condense y cree mohos y bacterias que respiramos y que son muy dañinos para nosotros.

Una vez ya somos conscientes de ello, debemos ponerle solución, pensando en la salud de todos nosotros, con un estudio previo de las necesidades de cada caso concreto, porque cada lugar tiene unas características, de orientación, luminosidad, ventilación, climatología, agentes externos contaminantes…

Para ello se ha de contactar con buenos profesionales que te asesoren a la hora de escoger materiales y tratamientos, principalmente siguiendo los criterios de la bioconstrucción, ya que no es solamente la ecología de los materiales que escojamos, es algo más holístico, por ejemplo, tener en cuenta que sean de km 0 y abundantes, que cubran la necesidad que buscamos, que sean agradables y no perjudiquen el medio ambiente etc

Por eso hacemos hincapié en el estudio de cada lugar, ya que contemporáneamente se ha perdido todo contacto con la tierra dónde vivimos, así como el aprendizaje de cómo estaban hechas las construcciones en dicho lugar según el clima y la materia prima cercana. Ahora se tiende a construir de igual forma en todos los lugares del mundo, como si tuviésemos las mismas necesidades de temperatura, ventilación o protección.

Es por ello que dichas construcciones afectan a nuestra salud y nosotros queremos animar a abrir más nuestra consciencia, al igual que se está consiguiendo en otros campos relacionados con la salud, como la alimentación o bienestar corporal.

La bioconstrucción nos ofrece un sinfín de posibilidades para crear ambientes interiores sanos, que minimicen al máximo los peligros de los que hemos hablado en los párrafos anteriores. Haciendo instalaciones biocompatibles, usando la geobiología para redirigir las energías positivamente, utilizando materiales en nuestros acabados que ayuden en la regulación higrotérmica y puedan absorber los COVs, sean antibacterianos y por supuesto trabajando una disposición de las estancias favorable a nuestro bienestar.

Tenemos el deber de hacer, poco a poco, nuestro mundo y el de nuestro planeta más sano y saludable, por ello la bioconstrucción es salud.

Qué es el gas radón?

Es un gas radioactivo, procedente de la descomposición del Radio, presente en suelos graníticos, se origina naturalmente en el subsuelo de la tierra,  y tiende a concentrarse en ciertos espacios húmedos y con poca ventilación, como sótanos o plantas bajas, colándose por grietas, desagües, juntas de tuberías, pozos de agua o puntos de uniones en el suelo.

Hoy en día es la segunda causa de muerte por cáncer de pulmón después del tabaco, el 40% de los cáncer de pulmón son consecuencia del radón.

Dónde suele producirse en España?

El riesgo de gas radón es más elevado en las zonas graníticas como Galicia, Castilla y león, Toledo, Extremadura, Madrid y algunas zonas de Aragón y Cataluña.

Cómo podemos solucionarlo?

Primeramente, tenemos que medir y analizar la concentración del gas en nuestra vivienda o edificio y seguidamente estudiar las actuaciones pertinentes y trabajos previos en la base de la vivienda para impedir la subida de este gas desde el subsuelo.

Conclusión:

El gas radón puede ser peligroso, pero tenemos que tener en cuenta que es una emanación natural y es importante seguir unas buenas prácticas para que no nos afecte a la salud, tales como ventilar las zonas como el sótano o plantas bajas, o tener un indicador para ver los niveles de éste.

Se puede solucionar con buenos hábitos y un buen asesoramiento profesional.